el cielo en papel

 
 

Cuando alguien coge un trozo de cielo y lo deja caer sobre un papel, el papel deja de ser papel y el cielo deja de ser cielo. La ciencia se mezcla con el arte, la realidad con la imaginación, el telescopio con la cámara y el misterio con la admiración.

Mágica mezcla que el astro-fotógrafo ofrece usando técnica y sensibilidad, vertidas a partes iguales sobre el más bello y exigente de los modelos.

Queda al fin en la pared colgado un lejano reflejo de la realidad, que como ondas, corpúsculos, o quizás las dos cosas a la vez, con la facilidad se refractan en las pupilas del espectador que transparentes admiran lo que en su interior sienten y ven.


ECLIPSETOTAL